1863 – NACE FRANCISCO LEÓN DE LA BARRA, PRESIDENTE INTERINO DE MÉXICO

1863 – NACE FRANCISCO LEÓN DE LA BARRA, PRESIDENTE INTERINO DE MÉXICO

Se translado a la capital de la República, en donde estudio la preparatoria y obtuvo la licenciatura en Derecho en la Escuela Nacional de Jurisprudencia de la Universidad Nacional (antecesora de la UNAM), distinguiéndose en la rama de Derecho Internacional.
Impartió clases de matemáticas en la Escuela Nacional Preparatoria.

Fue diputado federal al Congreso de la Unión en 1891. Fue abogado consultor en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En 1896 entró en el cuerpo diplomático, sirviendo como Embajador en Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay; así como en Bélgica y Holanda (1905), delegado al Segundo Congreso Iberioamericano (1901-1902), representante de México en la Conferencia de la Paz en La Haya de 1907, y embajador de México en los Estados Unidos (1909), el cargo de mayor importancia en la diplomacia mexicana. Durante este tiempo, se ganó una buena reputación como una autoridad en Derecho Internacional.

Del 25 de marzo al 25 de mayo de 1911 ocupó el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, por lo cual, cuando Porfirio Díaz renunció a la presidencia y Ramón Corral a la vicepresidencia en virtud de los Tratados de Ciudad Juárez fue nombrado Presidente Interino de México. Su gobierno marcó el fin del Porfiriato.

Al asumir la presidencia, León de la Barra dirigió un manifiesto a la Nación en el que se comprometió a respetar el principio de la no reelección, de modo que sólo ocuparía transitoriamente el cargo, sin intentar volver a desempeñarlo.

Fue conocido como “el presidente blanco” debido a que era, según Alejandro Rosas (Los presidentes de México), “el prototipo de la decencia”: hombre de educación refinada, reflexivo, elevado por la lectura y los viajes, amante de las buenas costumbres, con alcurnia en sus apellidos, perteneciente a las clases superiores de la capital, y miembro de la comunidad católica.

Su breve gobierno, de cinco meses y cinco días, fue una continuación del porfiriato. Sin embargo, a diferencia del gobierno anterior que se abstenía de intervenir en las relaciones entre el capital y el trabajo, presentó una iniciativa para crear un Departamento de Trabajo.

Intentó desarmar a Zapata a cualquier precio, pues lo consideraba un peligro para la propiedad privada. Por eso, envió al general Victoriano Huerta al mando del ejército federal, aliado institucional de los hacendados, a combatir sangrientamente al zapatismo.
Además, el 2 de agosto de 1911, destituyó al maderista Francisco Vázquez Gómez, secretario de Gobernación, por colaborar a la organización de los zapatistas.

Pese a los innumerables encuentros con Madero, Zapata terminó por considerar a Madero un traidor, pues mientras hablaba de paz, la campaña de Huerta en Morelos ordenada por León de la Barra, llegaba a los peores excesos. Así impidió León de la Barra que Zapata otorgara su apoyo plenamente a Madero y provocó que Zapata se rebelara finalmente en su contra mediante el Plan de Ayala.

A pesar de su promesa de no aceptar candidatura alguna de las siguientes elecciones presidenciales, León de la Barra figuró como candidato a la Vicepresidencia por el Partido Nacional Católico que también apoyaba a Madero para la presidencia de la República.

El 6 de noviembre de 1911, León de la Barra entregó el gobierno a Francisco I. Madero.

Tras finalizar su periodo, León de la Barra emigró brevemente a Italia regresando el 1912; en esta época participa en la creación de la Escuela Libre de Derecho.

En 1914, durante el gobierno maderista, fue Gobernador del Estado de México y Senador de la República.

Al asesinato de Madero, y al triunfo del golpe militar que instauró la dictadura de Victoriano Huerta, León de la Barra volvió a ser secretario de Relaciones Exteriores del 11 de febrero de 1913 al 4 de julio de 1914, sin abandonar la gubernatura.

Después, León de la Barra fue designado por Huerta, Ministro de México en Francia, país en el cual fijó su residencia para nunca regresar al país.

Alejado por completo de México, fue Presidente del Tribunal Permanente de Arbitraje, localizado en La Haya y participó en varios cargos y comisiones internacionales después de la Primera guerra mundial como el de presidente de los Tribunales Mixtos de Arbitraje, creados por los Tratados de Versalles y presidente del Tribunal Arbitral Anglo-Franco-Búlgaro.

Se casó con María Elena Borneque, y cuando ella murió, contrajo nupcias con su hermana María del Refugio Borneque.

Murió el 23 de septiembre de 1939, en Biarritz, Francia, donde fue sepultado.

Acerca de imagenpolmx

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Efemérides. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>